Más allá de la miel.

El impacto de las abejas y otros polinizadores en la biodiversidad y el bienestar humano.

Piensa en la última vez que te comiste una manzana, una pera, unas moras o unos aguacates. Recuerda en la última taza de café, bebida aromática o un jugo frutal. Saborea de nuevo tu último almuerzo con papas, pepinos, tomates, lechuga u otra hortaliza. O incluso considera el último vaso de agua cristalino que tomaste. Aunque no lo sepas gran parte de tu dieta se debe a las abejas y otros insectos polinizadores.

Desde la polinización de gran parte de vegetales que constituyen tu dieta, la salud de los ecosistemas esenciales para el equilibrio del medio ambiente, hasta los productos directos de las colmenas y el impacto que tienen en las comunidades rurales y campesinas. Los insectos polinizadores son el epicentro de nuestra estabilidad como civilización humana.

Más allá de la miel: veremos 3 formas en las que las abejas y otros polinizadores impactan en la biodiversidad y el bienestar humano.

1. La importancia para la polinización de los alimentos

Se estima que las abejas polinizan más de 75% de los principales cultivos alimentarios del mundo, incluyendo frutas, verduras y granos. Para la humanidad, la polinización directa es la acción más importante que las abejas y otros polinizadores hacen.

La polinización de los cultivos impacta positivamente todas las dietas humanas. Tanto si tienes una dieta vegana, vegetaria o consumes proteína animal todo el sistema de cultivo, siembra, reproducción de estos alimentos se sostiene en su gran mayoría por la polinización de abejas. Estos juegan un papel clave en el mantenimiento de una dieta saludable y densa en nutrientes.

La principal característica de la polinización de cultivos para consumo humano es que aporta a la cantidad, calidad y tamaño de los frutos. Algunos cultivos pueden aumentar su producción entre un 50 y un 100%.

Si las abejas no estuvieran presentes para polinizar estas plantas, la producción agrícola disminuiría significativamente, lo que tendría un impacto negativo en la economía y en la seguridad alimentaria. El valor de los cultivos globales que dependen directamente de polinizadores es estimado entre uno 235 y 577 billones de dólares al año a nivel global.

Es tanta la dependencia de la agricultura a la polinización que todos los años los apicultores recorren las regiones del mundo siguiendo las temporadas de floración. Se puede considerar como una de las migraciones de animales más numerosa del planeta. Camiones llenos de abejas recorren largas distancias para llegar al tiempo que las flores abren sus pétalos.

Esta polinización migratoria es un proceso complejo. Si bien es la responsable del mantenimiento de la gran industria alimentaria y del constante flujo de alimentos especialmente para nuestras ciudades. También es uno de los factores claves para el colapso global de las abejas.

Otro impacto en nuestra alimentación, tiene que ver con el alimento que reciben los animales que muchas personas comen. Los forrajes, pastos y granos con que se alimentan vacas, cerdos, ovejas, gallinas, patos e incluso peces son polinizados por abejas y otros insectos polinizadores.

De hecho, la mayoría de las plantas cultivadas dependen en gran medida de la polinización por parte de las abejas. Esto incluye plantas como la manzana, el aguacate, la fresa, el trigo, el algodón, la calabaza, el pepino, las almendras y muchas otras.

La polinización por parte de las abejas y otros insectos también mueve la industria más importante para humanidad: la producción, conservación, comercialización y distribución de semillas. La polinización cruzada, especialmente la realizada por abejas y otros insectos, es la razón de la reproducción y diversidad genética de nuestros cultivos.

La diversidad genética es clave para la adaptación de las plantas a los cambios del medio ambiente. La relación de este proceso con las semillas modificadas genéticamente (GMO) en laboratorio es uno de los debates más trascendentales de nuestra sociedad contemporánea.

A pesar del papel fundamental de las abejas en el proceso de la polinización se enfrentan al uso excesivo masivo e indiscriminado de pesticidas e herbicidas agroindustriales. El equilibrio de la polinización está en peligro, porque las mismas plantas de las que toman el polen y el néctar son bombas tóxicas que afectan directamente la salud de las abejas.

2. La importancia para el medio ambiente

¡Las abejas son esenciales para la salud de los ecosistemas forestales! Su polinización ayuda a mejorar la reproducción de los árboles y a conservar la biodiversidad del bosque. Sin las abejas, muchas especies de plantas y árboles no podrían propagarse afectando gravemente los ecosistemas.

La polinización de las abejas contribuye a la producción de frutos y semillas en los bosques, lo que es esencial para la supervivencia de muchas especies animales que tienen una dieta basada en los frutos del bosque. Desde animales que comen las hojas hasta los que comen fruto o semillas, todos tienen una estrecha relación con la polinización.

Las abejas son una fuente importante de alimentos y recursos para otras especies animales. Por ejemplo, hay muchos pájaros, anfibios, reptiles y mamíferos que se alimentan directamente de las abejas y los nidos que construyen. Ellas son parte importante de la cadena alimenticia de los ecosistemas boscosos.

Las abejas son un indicador importante de la salud del medio ambiente. Su presencia, bienestar o ausencia puede ser una señal de que hay cambios en el ecosistema, lo que permite tomar medidas para proteger el medio ambiente y prevenir posibles problemas de mayor escala.

Las abejas comparten la tarea de la polinización con muchas otras especies de polinizadores, como mariposas, abejorros, escarabajos, moscas y murciélagos. La salud de las abejas está estrechamente relacionada con la salud de todas estas otras especies.

El equilibrio ecológico y a la biodiversidad es fundamental para la reproducción y supervivencia de una gran variedad de especies vegetales. Las abejas son cruciales para el sostenimiento de los ecosistemas como páramos, bosques tropicales, forrajes, pastizales y otros ecosistemas que se son las base del mantenimiento de nacimientos de aguas.

3. La importancia de sus productos.

Las abejas son las productoras de miel, cera, propóleos, jalea real y polen. Aunque también se ha popularizado el uso de derivados como el veneno y el aire de la colmena. Los productos de las colmenas han tenidos diversos usos desde hace milenios. Podríamos separarlos en tres grandes categorías: Alimentación, Salud e Industria.

En el campo de la alimentación son incontables las recetas de desayunos, pasteles, dulces, bebidas, compotas, cenas, galletas y panes que usan la miel, el polen y el propóleo como elemento diferenciador.

  • Pan de miel
  • Miel de vainilla y almendras
  • Postre de miel y yogur
  • Pastel de miel
  • Galletas de miel
  • Miel de limón y jengibre
  • Caramelos de miel
  • Bebida de miel, jengibre y limón
  • Miel y mostaza con jamón
  • Panqueques de miel
  • Crema de miel y nueces
  • Verduras salteadas con miel
  • Brownie de miel
  • Muffins de miel
  • Tostadas francesas con miel
  • Pomelos mielados
  • Macedonia de frutas con miel
  • Mantequilla de miel
  • Miel crema
  • Manzanas asadas con miel.

En general la miel es una sustancia de azucares saturadas como la glucosa, fructuosa y sacarosa. La composición de la miel varía dependiendo de la flor de la que proviene el néctar. En promedio, la miel está compuesta por 17% de agua, 82% de azúcares y 1% de sustancias minerales, vitaminas, enzimas, granos de polen, ácidos orgánicos y pigmentos.

Por esta razón se la usa como remplazo del azúcar procesada de caña u otros vegetales. Por ser un alimento no procesado a altas temperaturas y presión conserva una identidad relativa la floración y ecosistemas del origen donde se cosechó.

Estas características hacen que su consumo sea una experiencia gastronómica con una riqueza sensorial amplia y diversa. Hay mieles muy aromáticas, con olores penetrantes y densos. Hay mieles casi transparentes con olores suaves y sabores ligeros.

En los países como Suiza, Austria, Alemania y Nueva Zelanda el consumo de miel por habitante en un año es de hasta 1.5 kilos. El consumo directo de miel ha aumentado en el mundo por relacionarselo con el consumo responsable de alimentos no procesados, saludables y producidos localmente.

La miel puede ser consumida de manera directa en su presentación líquida pero en los países con una tradición apícola milenaria también se consume en forma de miel crema (miel cristalizada batida con textura de mantequilla) o como bocado directo del panal.

Las productos de la abeja han sido utilizados desde hace mucho tiempo en la medicina tradicional. Productos de la colmena como la miel, el polen, el propóleo, la jalea real, la cera y el veneno se utilizan en apiterapia con fines medicinales.

Estos productos han sido estudiados desde la antiguedad por su potencial efecto biológico que va desde propiedades antimicrobianas, antioxidantes, antiinflamatorias, antidiabéticas, dermatoprotectoras, antialérgicas e inmunomodulatorias hasta propiedades anticancerígenas.

La miel es una sustancia higroscópica, es decir que puede absorber la humedad de todo lo que la rodea. Todo tipo de vida necesita humedad para vivir, incluyendo las bacterias. La miel puede matar a las bacterias quitándole la humedad que posibilita su vida.

La cera de abejas es genial para cuidar los dientes y encías. Se ha estudiado que sirve para reducir el dolor e la inflamación y lubricar las encías. Además, tiene propiedades antimicrobianas que ayudan a combatir las bacterias en la boca. ¡Incluso mascar la cera puede limpiar tus dientes por acción mecánica!

Por otro lado, la cera de abejas también es útil para hacer jabones caseros, lociones corporales, bálsamos labiales y otros cosméticos. También es útil para la prevención de la oxidación en herramientas de jardinería, encerar hilos para coser, pulir muebles, moldear barbas, bigotes o dreadlocks.

La apitoxina es el veneno secretado por las abejas hembra, se ha utilizado como un tratamiento alternativo para aliviar algunas patologías reumáticas y otras afecciones articulares, como la artritis y otras afecciones articulares. El veneno de abeja también se ha investigado para su potencial uso en el tratamiento del cáncer, aunque los resultados son aún preliminares.

La melitina, una proteína presente en la apitoxina, se ha estudiado como una posible terapia para el VIH, pero los resultados son incipientes. Los estudios han demostrado que el veneno de abeja tiene propiedades antivirales y puede reducir la virulencia. También se ha encontrado que es efectivo en destruir la cápsula del virus del VIH.

El propóleo es una resina natural obtenida de las colmenas que se usa comúnmente para tratar afecciones como la diabetes, el herpes labial, hongos cutáneos, la hinchazón y las llagas dentro de la boca. También se ha demostrado que tiene propiedades antiinflamatorias, antivirales y antifúngicas.

Por último, el gran valor de todos estos producto derivados de las colmenas no solo nos beneficia como consumidores. Estos productos tienen un gran impacto en las familias y comunidades de pequeños proyectos campesinos y rurales que trabajan con las abejas.

Los trabajos directos e indirectos que genera la apicultura y meliponicultura crean verdaderas cadenas de valor que pueden transformar positivamente la vida de las personas. También el papel que juegan estos proyectos en la conservación del medio ambiente, la soberanía alimentaria y la educación de nuevas generaciones es esencial para nuestra sobrevivencia como sociedad.

CONCLUSIÓN

Recuerda que las abejas tienen un papel muy importante en nuestra vida, ya que son responsables de la polinización de muchos alimentos que consumimos. También son esenciales para mantener el equilibrio ecológico y la biodiversidad en el medio ambiente. Y sus productos, como la miel y la cera, son muy útiles para la alimentación, la salud y la industria.

En conclusión, cada vez es más evidente que las abejas son esenciales para nuestra vida y el medio ambiente en general. Además, los proyectos locales de apicultura y meliponicultura pueden tener un impacto positivo en las comunidades rurales y en la conservación del medio ambiente.

Aprende más sobre cómo puedes ayudar a las abejas con nuestras guías para salvar el mundo.

Explora otras formas en las que las abejas son importantes para nuestra existencia.

Explora nuestros videos en instagram para conocer el maravilloso mundo de las abejas.

REFERENCIAS

Visits: 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *